parallax background

EL CONFLICTO EN EL BARRIO «EL RINCÓN»

DANIEL MENENDEZ EN EL ACTO DE UNIDAD EVITA – SOMOS BARRIOS DE PIE
17 julio, 2021
MUESTRA VIRTUAL DE LA ECONOMÍA POPULAR
18 julio, 2021

Arranca la fogata, sobre el camino General Belgrano y 426, las maderas se van quemando lentamente. Se improvisa una cocina al aire libre, sobre el asfalto, se amasan bollos sobre una tela. La sartén grande con grasa al fuego hasta que salen las torta fritas para compartir en el corte. El frío acecha, muchos gorros, camperas y medias. Se hace de noche temprano y comienza la asamblea vecinal del barrio El Rincón de Villa Elisa.

Una merienda compartida en el corte, como una de las tantas formas de motivar el acompañamiento. También de visibilizar el conflicto de resistencia a la entrega de terrenos a Cáritas y la pelea por la construcción de una salita sanitaria y un jardín maternal para el barrio. ‘Queremos derechos no caridad’ dice el cartel que llevan.

El 16 de junio, la comunidad se llevó la sorpresa de que el terreno fiscal de la zona, el único disponible, en el que proyectaban construir el jardín y la salita, había sido alambrado y cerrado con candado. Ese lote había sido adjudicado por el municipio de La Plata a un privado: Caritas para que realice alli un centro de caridad. Ese hecho los empujo a organizarse para que no se esfumaran sus sueños colectivos.

El lote en disputa está en calle 137 entre 442 y 443. Enclavado en la zona más olvidada del barrio: en el fondo. Donde se acumulan las problemáticas: porque cuesta llegar, porque sus calles tienen pozos, porque se inundan con la lluvia, porque no hay agua potable, tampoco cloacas, gas de red, porque sufren cortes de luz reiterados. Los micros no llegan y tampoco los camiones de basura.

En el fondo. Donde se acumulan las desigualdades, donde las familias están aisladas y tienen que caminar 30 cuadras para tomar un micro, caminar cuatro kilómetros para acercarse a un centro de salud y otros tantos más para llevar a sus hijes al jardín.

En el fondo. Donde además de problemáticas, se acumulan voluntades y sueños colectivos. El grupo de vecines crece, batalla, reclama porque quieren ser oídos y que se posibilite el  acceso a derechos básicos como la salud y la educación.

Sin perder tiempo, organizados en  asamblea, se dieron estrategias múltiples. Acciones para visibilizar el conflicto como cortes, meriendas, festivales, participación en medios de comunicación locales. También acciones legales como la presentación de una medida cautelar, y presentaciones, petitorios y escritos a la defensoría del pueblo. Y acciones políticas como la protesta frente a la municipalidad el día de sesión del concejo y la participación de vecines en las dos comisiones del Concejo Deliberante: la de Planeamiento y Tierras junto con la de Legislación, Interpretación y Reglamento.de planeamiento urbano que se abrió para tratar el tema el miércoles 7 de julio de la cual surge una mesa de diálogo.

Desde el oficialismo municipal responden con dos argumentos. Que el proyecto habla de cesión, de “préstamo” diciendo que municipio  mantendrá la titularidad. Justificación que suena a burla a la inteligencia cuando se prevé darlo por  99 años, con lo inverosímil de luego de ese tiempo recuperarlo.

El otro argumento, es que hay un proyecto en curso donde se da respuesta a parte de los reclamos del barrio. El proyecto es la creación de un Centro Integrador Comunitario: con espacio de usos múltiples, centro de salud y delegación municipal. Este último, además de ser solo una idea, una promesa, tiene un problema de base. ¿Donde se realizará si el ultimo lote se lo darán al arzobispado? La respuesta es en la plaza del barrio. El espacio público verde tan valorado por la comunidad.

Una plaza que fue recuperada cuando solo era un lote lleno de malezas. Limpia, acondicionada y sigue siendo proyectada, defendida por la comunidad. Resolver el acceso a la salud renunciando al derecho a la plaza no es el camino que proyecta la comunidad.

Sin alternativas claras ni respuestas concretas,  la asamblea y vecines siguen apelando a la creatividad y acción como forma de resistencia y lucha por el derecho a la salud, educación y al espacio verde común.

Rap de la asamblea vecinal

Este es el rap de la asamblea vecinal

Tu necesidad es nuestra verdad,

nos une la salita y el jardin maternal,

tus derechos y tu aporte son nuestro soporte,

reclamamos y exigimos la salita en ese lote,

que no den el terreno al poder eclesial,

que no toquen la plaza es una prioridad,

la plaza es toda entera con los yuyos sin cortar

la plaza no se toca y el terreno lo dejas, lo dejas

para construir el jardín maternal y la salita poder habitar,

la plaza no se toca es un bien comunal

invitamos a todes a que vengan a rapear

por los derechos del barrio y nuestra integridad

afuera delegado si no sabe delegar

si no viene a responder

nuestro reclamo vecinal

le decimos, la plaza no se toca y el terreno lo dejas,

la plaza no se toca y el terreno lo dejas,

lo dejas para un caps

el terreno, no se toca, lo dejas, lo dejas

es nuestro derecho no queremos caridad

iglesia y estado asuntos separados

afuera delegado

este es nuestro barrio el rincon

ya esta organizado, yah.