parallax background

DANIEL MENENDEZ EN EL ACTO DE UNIDAD EVITA – SOMOS BARRIOS DE PIE

MARIEL FERNANDEZ EN EL ACTO DE UNIDAD EVITA – SOMOS BARRIOS DE PIE
17 julio, 2021
EL CONFLICTO EN EL BARRIO «EL RINCÓN»
18 julio, 2021

Es una enorme alegría dar este paso, avanzar en la unidad, y aportar al desarrollo del Movimiento Evita, y de todos los movimientos populares en la Argentina. Y es, a la vez, un paso trascendental en varios, varios aspectos. En primer lugar, todos los que estamos acá conocemos lo fragmentado que está el campo popular en la Argentina. Vemos, y conocemos distintas experiencias que es casi inexplicable que no encuentren cauces comunes, compartiendo los sueños, los mismos desafíos, las mismas procedencias.

Pero este paso no es fácil. Nos llevó mucho tiempo, mucha discusión, pero acá estamos. Convencidos. Y nosotros creemos que esta unidad es una cachetada a residuos neoliberales que tenemos en nuestra cultura política argentina que nos llevan a transitar a veces en la construcción de espacios que nos quedan cómodos, porque es la referencia de tal o cual compañero o compañera.

Porque en la unidad hay una pérdida de centralidad en compañeros y compañeras, muy valiosos siempre, pero el proceso es así, porque se incorporan a un espacio más amplio, pero es bueno reflexionarlo, porque muchas veces esas discusiones están teñidas de visones equivocadas. Porque el neoliberalismo es un modelo que nos inculcó no sólo la destrucción de nuestra industria, la desregulación de nuestra economía para que entren productos importados, altísimos niveles de pobreza y sufrimiento de nuestro pueblo.

El neoliberalismo también ha afectado nuestros valores. Ha formateado una Argentina donde el individualismo llega a niveles exasperantes, donde no solo la construcción de un proyecto de país distinto tiene que ver con la inclusión desde lo material de mejorar las condiciones materiales de vida, sino que hay una confrontación cultural que tiene que ver con lo que el neoliberalismo nos propone como valores:

el consumismo, la competencia, el desarrollo individual pisando la cabeza del que está al lado. Nunca realizarnos como comunidad. De forma colectiva. En donde realizándonos todos y todas, también nos realizamos individualmente. Este paso enorme que hoy damos, también es por eso, una cachetada a una forma de hacer política. Una forma de hacer política a la que no adherimos. Con la que no tranzamos. No hacemos poítica para progresar individualmente. No nos creemos demasiado inteligentes, apenas un poquito. Apenas dos o tres ideas, pero tenemos mucho sacrificio. Tenemos muchas ganas de encontrar espacios donde poder militar, donde poder participar para la felicidad,donde ser protagonistas, pero para la grandeza del pueblo y la grandeza de la Nación para avanzar en construir y que nuestra práctica, nuestro esfuerzo cotidiano, converjan en un proyecto colectivo.

Esa es la unidad que hoy nos encuentra y que nosotros buscamos. Con desafíos, con muchas discusiones y es una unidad que encuentra su lugar en una unidad más amplia, la del frente de todos. En la cual es otra enorme alegría ser parte. Después de cuatro años de experiencia neoliberal, en los que el pueblo sufrió el desguace de nuestras industrias, nuestros recuros y la instalación del hambre, que el campo popular haya podido construir esta unidad en apenas cuatro años es un gran mérito.

Para nosotros el Frente de todos es un ejemplo de unidad también. Vimos muchas veces que podían aparecer las distintas procedencias, los matices, pero cuándo fue la pandemia ahí vimos que todos, ocupen el lugar que fuera se pusieron todos los problemas al hombro para que nadie se quede afuera.

Como señalan Alberto y Cristina, con los últimos multiplicamos la asistencia alimentaria, estuvimos en cada uno de los barrios y pusimos los consejos de emergencia.

En cada uno de los intendentes de la provincia de Buenos Aires, veo el mismo sufrimiento, el mismo pesar y el mismo compromiso que cada uno de los militantes populares que llevan adelante los comedores que llevan adelante el esfuerzo cotidiano para sostener nuestras comunidades.

Por qué hay una sensibilidad similar. Hay un compromiso compartido entre quienes integramos el Frente de Todos, aunque tengamos distintas procedencias y hay también un enorme compromiso con una Argentina productiva. Hay un valor en que se abran las Pymes y que se produzca en nuestra patria. Hay un valor en mirar hacia Latinoamérica. Hay rechazo hacia lo que hizo el gobierno de Macri en auxiliar a la dictadura en Bolivia. Hay en cambio, compromiso en cuidar a Evo. Hay compromiso de ser parte de los procesos latinoamericanos. Hay un montón de aspectos que hacen al Frente de Todos, una herramienta central para decirle nunca más al neoliberalismo en la Argentina y tiene que ser lo suficientemente sólido para gobernar los próximos veinte años.

Y ahí también está la fuerza de la unidad que encaramos hoy nosotros, la fuerza de la unidad que con Juan, Gildo, Norma, Freddy. Pero también con Juan Carlos y Dina. Con los que construimos la UTEP porque nosotros queremos, dentro de ese Frente de Todos, expresar urgencias. Esa unidad tiene que servir también para empezar por los últimos y para tomar la agenda que expresa la falta de laburo en la Argentina. Y nosotros queríamos aportar dos o tres ideas que seguramente Emilio la podrá expresar mejor, pero que tienen que ver con la necesidad de construir la Argentina en base al trabajo.

Nosotros hace treinta años, los que estamos acá, muchos nos conocemos de más pibes, transitamos la Argentina de fines de los ’90, salimos a la calle con desesperación, porque no había para morfar porque no había laburo. Iniciamos un proceso de instalación de los programas sociales que se fueron extendiendo en el tiempo y que hoy la experiencia nos lleva a señalar que tenemos que dar un salto en la política social y que hay que fortalecer la Argentina desde el trabajo. Cuando uno veía a fines de los 90 que un compañero, una compañera, perdía el laburo cuando juntaba unos pesos. Iba a agarrar el autito y usaba de remis. Tenía una máquina de coser y laburaba. Agarraba y ponía mercadería. Improvisaban kiosquitos. Siempre el esfuerzo de nuestro pueblo estuvo atado a la dignidad del trabajo. Siempre la respuesta de quienes el mercado excluía tuvo que ver con el trabajo. Y a veces, después de tanto tiempo de respuestas vinculada al subsidio o vinculada a sostener una porción de la sociedad por fuera del mercado formal de trabajo y pensando que alguna vez eso mágicamente se va a resolver nosotros venimos a plantear que eso ya fracasó. Y tenemos que poner el eje en el laburo y tenemos que fortalecer un crecimiento de la periferia al centro, de abajo hacia arriba, poder pensarnos desde la dignidad del laburo.

Porque los compañeros que son excluidas del mercado laboral no sólo tienen que enfrentar la supervivencia desde su esfuerzo cotidiano por insertarse como puedan, creándose su trabajo, si no que encima tienen que hacer frente a muchos medios de comunicación, sectores que los acusan de ser vagos, que los estigmatizan.

Nosotros desde el frente de todo tenemos que ser claros en que hay que hacer un esfuerzo para fortalecer el laburo y desde ahí, desde la dignidad del trabajo, aportar a Héctor, a Gerardo, a cada uno de los compañeros a construir el gran movimiento de trabajadores de la Argentina que nos posibilite construir reivindicaciones comunes y que posibiliten construir un futuro donde desde el trabajo, disputemos un país más justo. Y esto lo decimos también con claridad. Vemos un diagnóstico donde la unidad del Frente de Todos tiene que ser una unidad que atienda esas urgencias. La crisis en la Argentina no es un tema menor. Y nosotros creemos que desde esa unidad hay que atender urgentemente el problema social en la Argentina.

Y como decía Emilio, y éste es otro aporte que nos parece importante hacer como espacio, de esto se sale dándole protagonismo a los pobres. Y este espacio se constituye como un canal donde los que no tienen voz y los que no tienen poder puedan expresarse, puedan pelear por sus derechos y el Frente de Todos tiene que ser la herramienta para poder expresarnos. Para finalizar, simplemente expresar esta enorme, enorme alegría. Como decía Santiago de Neuquén: Nacimos para unir, luchamos para vencer.