parallax background

Editorial

STAFF

Tercer Cordón

Márgenes, desigualdad y conflictos. Hechos cotidianos simples, pero de compleja comprensión, que buscan ser analizados desde un prisma social y cultural distinto. Algo válido que, en ocasiones, roza el guardarraíl. Historias con ruidos y una sonoridad a veces desconocida.

¿Alguna vez nos preguntamos por qué la pobreza está rodeada de palabras con connotación negativa?

Vagancia, delito, violencia. La lista puede ser más larga pero en ningún lugar encontramos un puente. Nada de ello es nuevo, allá lejos, los gauchos daban nacimiento a la haraganería de nuestras pampas según la misiva de Sarmiento a Mitre.

El periodista Richard Kapuscinski, un año antes de su muerte dijo en una entrevista al diario El País: “El problema no es el miedo, sino la creación de ese miedo a lo desconocido, que es anterior. Cuando un niño se cruza con un desconocido puede reaccionar con temor, si ha sido inducido a ello, y correr a esconderse detrás de la falda de su madre. Pero también puede acercarse despreocupado al desconocido porque ve en él una oportunidad de juego. Se trata de la respuesta natural. Es la educación y la cultura las que nos van separando".

¿Cuánto conocemos de ese otro, más allá de la representación a través de la pantalla plana, y cuánto conocen periodistas y presentadores?

Ni el INDEC, ni otra fuente de estadísticas rigurosa, presenta registros de la temperatura de una casilla con techo chapa en invierno, tampoco del tiempo que lleva calentar el agua para bañarse, ni de siete personas de distintas edades y sexos durmiendo en un mismo y mínimo espacio físico. No están cuantificadas las madres que velan porque sus hijos no entren al portón de la adultez por el narcomenudeo. Menos aún de la infinidad de veces que la suela se pierde en el barro hasta llegar a la primera cuadra de asfalto. Pobreza estructural o, en criollo, sarpullido en la piel por generaciones.

No hay registro de intimidades, vergüenzas, sueños y alegrías.

A diario surgen interpretaciones, insumos de significados que alimentan una semiosis infinita, provistas de un idioma que parece tarde aprender a hablar. No encajan en nuestras categorías ni realidades cotidianas y, si lo hacen, es de manera esporádica.

La premisa que indica que la pobreza está relacionada con múltiples asuntos, no es algo tan simple de comprender en sociedades atomizadas y menos aún, cuando la referida estructuralidad no es solo económica.

Desde el punto de vista periodístico hay un terreno donde buscaremos nutrir otras miradas y es aquel referido a la búsqueda y tratamiento de los datos. Tierras menos sembradas frente al monocultivo de la posverdad.

Intentaremos desarrollar los temas con intensidad y rigor, visualizando a los medios que no suelen ocuparse de ellos porque no está dentro sus estrategias de información o, simplemente, por la reducción presupuestaria de las estructuras empresariales que los sostienen.

En temporada de grietas lo lindante al realismo es la brecha entre sectores de la sociedad que tienen acceso transitorio a mayor cantidad de bienes y servicios, y sectores de la población que simplemente quedan fuera del sistema.

En el tercer cordón hay realidad.

Otra realidad.

Cordonean